Datos personales

Mi foto
Soy una persona inquieta, que ama la vida en toda su extensión de la palabra y disfruta escribiendo lo que percibe de ella, saboreando cada palmo de lo vivido. soy terapeuta holistico.

sábado, 24 de mayo de 2008

-¿QUIEN TOCA A MI PUERTA?-


-¿Quién toca a mi puerta?- pregunté- me asomé y me topé con el viajero más viejo y joven a la vez, -mi amigo el viento.
Y entonces, los vientos cruzaron el umbral de mi puerta y los saludo con un -¡hola!, ¿eres tú?-.Siento su caricia en mis mejillas, y sus movimientos suaves envuelven mi delgado cuerpo dándole calidez y vida, esa vida, que se introdujo cuando por primera vez aspire al nacer, y se renueva con un ímpetu ascendente y continuo, que poco a poco se va convirtiendo en viento huracanado de fortaleza y energía, que juega a ver quien es más veloz y mas fuerte. Esa delicia,solo se compara al momento en que tus brazos se enlazaban en mi cuerpo y hacían fluir todo mi ser interno y lograba tocar el cielo y la tierra simultáneamente. Cual serpiente enroscada se desenvolvía vibrando, con ímpetu y se convertía en huracán. De la misma manera, en que el viento va tomando forma y hace un vació en el centro de sí mismo en que se escucha la quietud de la no acción. Mientras en su entorno ruge como un feroz león.

Luego este viento que tocó mi puerta, sale suavemente remontándose por los alrededores de mi vivienda y alejándose hacia las montañas, ríos, las planicies, los desiertos y los mares para luego conducir el agua, como si tuvieran alas, hasta nuevamente, ¡mi morada!. Y hacerme sentir la humedad, que permite hacer surgir la vida, haciendo florecer los campos, las llanuras y los desiertos. Al igual que cuando tu cuerpo tocaba mi cuerpo y se humedecía haciéndome sentir la vida.

Cierro mis ojos y siento como el viento juega, y se retira llevándose consigo el agua a otro lugar, para permitir salir los deliciosos contornos de la luz del astro rey, que dará de nuevo una grata calidez y una caricia suave, comparada con el beso más amoroso que surge al hacerse presente en el umbral de mi vida.
El viento posee esas alas que le permiten estar y no estar, vuela y te enseña a volar, con la única libertad a la que se puede aspirar, compartiendo su movimiento sin hostigarme, y sin abandonarme, pues sabe que ser generoso, le da la libertad de contribuir a la vida en la cual se recrea a sí mismo.

Un úrra por mi más fiel compañero, amigo, hermano y colega “el viento”.


Celia Rivera Gutiérrez
Cd. Obergon Sonora
agosto 15 del 2007

2 comentarios:

Judith Eloina dijo...

Hola Celia, muchas felicidades por este espacio, Esta lectura me dejó fascinada, la forma de describir cómo siente el aire, tal parece que lo estuviera sientiendo, tomando en cuenta mi signo solar Libra, el aire para mi es fundamental sentirlo en toda su expresión. Muchas gracias por darme la oportunidad de alimentarme con sus escritos.
JuViS

Celia Rivera Gutierrez dijo...

Bien venida Judith, que bueno que te gusto este pequeño cuento del viento, en realidad el viento es fundamental para toda la vida en sí, de hecho a través de él se disemina la semilla de la vida en el planeta y a través de él se da la humedad suficiente para que ella nazca y florezca. Incluso el animal mamífero (incluyendo al se humano) nos gestamos en un vientre húmedo, etc,etc. y por supuesto tú con tu característica de géminis la percibes importante. Te felicito por esa sensibilidad.
Gracias a tí por visitar y comentar mis escritos
un abrazo con mucho afecto para tí
Celia Rivera Gutiérrez