Datos personales

Mi foto
Soy una persona inquieta, que ama la vida en toda su extensión de la palabra y disfruta escribiendo lo que percibe de ella, saboreando cada palmo de lo vivido. soy terapeuta holistico.

martes, 16 de junio de 2009

Era…


A mi hija


Era una pequeña florecita
De suave sonrisa
Y tiernas manitas

Era una caricia de vida
Con suave pieleciata
Sus ojos casi orientales

Eran Cachetitos rosita
Piecesitos pequeños
Como de muñequita

Decía… a gu-gu-gu
Mi pequeña bebita

Con su platiquita
Se sentía suavidad
En cada palabrita

Hoy es un rosal
De flores hermosas
Llenas de colorido
Y de espinas dolorosas

¿Quien ha dicho
Que todo son rosas
Perfumadas y olorosa?

Siempre están a la par
Ambas cosas.

Pero así te abrazo
Mi pequeña…
florecita primorosa


Celia Rivera Gutiérrez
Cd. Obregón Sonora México
Junio 16 del 2009

7 comentarios:

Poetiza dijo...

Cuanta ternura amiga en estos versos. Siempre sera una rosa en boton para ti. Que bello poema. Besos, cuidate.

Celia dijo...

Muy tierno y delicado el verso, querida tocaya.
Un beso para ti y otro para tu chica.

Carla dijo...

Que hermoso celia este poema dedicado a tu hija. Ella se debe sentir muy orgullosa de tener una madre como vos

MARISEL dijo...

Un bello momento que vive siempre en nuestro corazón y que al pasar de los años aquellas bebitas ya hechas mujeres seguirán siendo nuestras pequeñitas por siempre.
Besos

Liliana Lucki dijo...

Tu vida será mas hermosa y feliz.

Tus palabras tendrán siempre una

admiradora especial.

Tu rosa perfumara por siempre !!!

Dulce. Te saluda Liliana

MarianGardi dijo...

Yo tambien tengo una rosita y se aman como solo una madre puede hacerlo incluso con sus espinas se le clavan en el corazoncito.
Un abrazo muy fuerte querida compañera

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Celia...

Delicado y tierno poema.

Cada rosa tiene sus espinas, pero no por ello deja de ser bella.

Un abrazo.