Datos personales

Mi foto
Soy una persona inquieta, que ama la vida en toda su extensión de la palabra y disfruta escribiendo lo que percibe de ella, saboreando cada palmo de lo vivido. soy terapeuta holistico.

lunes, 12 de octubre de 2009

EL FARO..

Su mano amiga era un faro de luz que me guiaba
Proyecta la luz haciendo el camino en las tinieblas del alma
Entre las olas de la vida, cuando el alma navegaba
Y perdía los horizontes, el faro siempre guiaba
Cuando en los caminos cibernéticos los cables se cruzaban
Su mano amiga de luz de faro siempre ahí estaba
Me sacaba de laberintos intrincados, cuando mi faro se apagaba
Siempre encontraba el suyo, que mi camino iluminaba.
Luz de faro eres mi amigo, cuando regalas parte de tu alma
De pronto tu faro desapareció y la luz ya no llegó
El amigo en otros lares ya andaba, guiando con su luz
De faro en otras aguas encrespadas guiando al marinero
Que en esas olas se aventuraban con la luz del amigo que guiaba.

Para mi amigo faro del alma


Celia Rivera Gutiérrez
Obregón Sonora, México
Octubre 12 del 2009

6 comentarios:

Paco Alonso dijo...

Bello poema para un amigo faro.
Felicidades a lo dos por compartir esa amistad y generosidad.

Cálido abrazo

J. Fco. Bravo Real dijo...

En todo caso Celia, siempre quedará el recuerdo que también puede ser una mano que guíe, porque nunca desaparecerá de tu vida.
Es una suerte contar con amigos así, verdaderos faros que nos guíen.
Un abrazo cariñoso para compartir tus recuerdos.

Adolfo Payés dijo...

Muy hermoso como siempre.. es un placer leerte..

Un abrazo
Saludos fraternos...

Franko dijo...

Tierno, bien hecho, tal vez un poco desaliñado, pero no importa... Creo que en este escrito tuyo lo que vale es el sentimiento que lanzas. Que importante contar con un amigo así, que te clarifique el camino a veces, sin inmiscuirse demasiado solo lo necesario.
Solo un pequeño comentario, cuidado con los tiempos de los verbos y el ritmo de los versos.


Saludos y besos

Franco

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Celia...

Cuánta falta nos hacen amigos así, que nos iluminen el camino y nos sirvan de guía.

Abrazos.

Ivan Ignacio dijo...

hermoso relato/poema para tu amigo,
es precioso Celia!